miércoles, 16 de abril de 2014

Lemon Curd

Me daba cierto respeto preparar esta crema, no sabía si se me cortaría o quedaría poco más o menos que una limonada...pero tengo que deciros que es lo más rico que he probado en mucho tiempo. Deliciosa, refrescante y nada ácida. Así que, si como yo, sois unos amantes del limón os recomiendo que la hagáis por que además de deliciosa no es ni difícil ni tardaréis mucho en hacerla!. Os la recomiendo!

A finales del siglo XIX y principios del XX era tradicional en Inglaterra servir crema de limón (lemon curd) casera con pan o scones para acompañar el té como alternativa a la mermelada, además de como relleno para tartas, pasteles pequeños y tartaletas.

La crema de limón casera solía hacerse en cantidades relativamente pequeñas, ya que no se conservaba tan bien como la mermelada. En épocas más recientes era factible preparar cantidades mayores gracias a la disponibilidad de la refrigeración



¿Vamos a por la receta?


Ingredientes
  • 3 huevos grandes
  • 150 gramos de azúcar
  • 80 ml de zumo de limón
  • 55 gramos de mantequilla
  • 5 gramos de ralladura de limón

Preparación:

Empezaremos poniendo agua a hervir en una olla. Mirad que el recipiente que vais a usar para el baño María entre. 
En un bol de acero inoxidable, si es posible,  poner los huevos, el azúcar y el zumo de limón. Este bol irá al baño María, donde removeremos los ingredientes sin parar, a fuego más bien bajo, durante unos cinco minutos.

Cuando veamos que ha pasado este tiempo, nuestra crema habrá espesado bastante. Retiramos el bol del fuego y añadimos poco a poco la mantequilla. Removemos hasta que quede completamente integrada en la crema.

Por último, añadimos la ralladura del limón y dejamos enfriar, antes de meter en la nevera, preferiblemente en bote de cristal.

Os durará, si llega..., una semana y siempre debe estar en frío.

¿Qué os ha parecido? ¿A que dan ganas de meter el dedo?




viernes, 11 de abril de 2014

Por vuestra cocina. Operación bikini (II): ¿carne o pescado?

Seguimos con los post recopilatorios de la red facilísimo y para ello, esta semana me paso por vuestras cocinas para recopilar esas recetas sanas, de carne o pescado, que nos ayuden en la temida "operación bikini". Cuando estáis a dieta, qué preferís,...carne o pescado?

Empezamos el recopilatorio con esta fantástica dorada al horno de Para estar por casa. La dorada, pescado blanco, es un alimento que destaca por su alto contenido en vitamina E (beneficiosa para nuestro sistema circulatorio), selenio, ácidos grasos poliinsaturados, vitamina D, grasa, proteínas, colesterol, vitamina B3, fósforo, potasio, calorías, ácidos grasos monoinsaturados, vitamina B12 y vitamina B6.



Seguimos con una receta de carne, en este caso un pollo con manzana a la mostaza del blog Pucheros y Otros. Si, la mostaza es una salsa, pero es la que menos calorias contiene, así que es ideal para darnos un homenaje sin después tener que estar más tiempo en la elíptica...Entre sus ventajas se destacan que es un tipo de carne que rinde mucho, se encoje poco durante la cocción. La carne de pollo contiene en promedio, un 20% de proteínas al igual que la carne de vaca, aunque siempre se cree lo contrario. Es más bajo en grasas, ya que posee alrededor de un 9% y no contiene cantidades apreciables de carbohidratos.Dentro de las grasas, posee grasas saturadas, pero al mismo tiempo, aporta ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados en menor cantidad.


Una nueva receta de carne para ayudarnos en la "operación entro en el bikini si o si" es la que nos propone el blog Delicias de Isabel: Brochetas de solomillo con salsa de espárragos. Si queréis bajar más aún las calorías, podéis prescindir del bacon, pero está todo cocinado a la plancha y a nadie le amarga un dulce...no?  Dada su alta cantidad de proteínas, el solomillo de cerdo es un alimento recomendado especialmente para el desarrollo muscular. Los alimentos ricos en proteínas como esta carne, están recomendados durante la infancia, la adolescencia y el embarazo ya que en estas etapas, es necesario un mayor aporte de este nutriente. Por su alto contenido en vitamina B1, el consumo del solomillo de cerdo, ayuda a superar el estrés y la depresión.


Ahora que se acerca el buen tiempo, empiezan a apetecer ensaladas frías, como esta que nos propone Cocina con Reina: Ensalada de pulpo a la gallega. El pulpo nos aporta muchos beneficios para la salud y además, tiene unas excelentes características curativas. Un pulpo cocido contiene aproximadamente 139 calorías por cada ración de 85 gramosEl pulpo como alimento es un remedio para combatir enfermedades como el asma, la arteriosclerosis, la bronquitis, la arritmia cardiaca, la dismenorrea, el eczema, la degeneración macular, la insuficiencia pancreática, el raquitismo y muchas otras enfermedades. El pulpo es un alimento bajo en grasas saturadas. Es un excelente alimento para añadir a una dieta baja en grasas, pero con un alto nivel en nutrientes beneficiosos.


Otra propuesta de pescado, esta vez al horno, es la de Pilar del blog Per sucar-hi pa que nos ofrece este delicioso Gall al horno.  Desde un punto de vista nutricional, no hay duda que el gallo es un pescado ideal en la alimentación infantil, no solo por su aporte equilibrado en diferentes nutrientes esenciales, sino por su sabor suave y textura. Además, es un pescado muy bajo en grasas y calorías, de ahí que sea uno de los alimentos recomendados por dietistas en dietas hipocalóricas que persiguen el objetivo de reducir el nivel de grasas en sangre (colesterol y triglicéridos), adelgazar y perder peso. Como ocurre con la mayoría de los pescados blancos, el gallo es muy fácil de digerir, de forma que su consumo se aconseja en personas que presenten problemas digestivos. Entre sus vitaminas destacamos el ácido fólico, fundamental para la mamá que quiere quedarse embarazada, pero no sólo durante la gestación sino también antes del embarazo


Una carne que consumimos mucho durante las dietas, es el pavo, por eso desde Cocinando para mis cachorritos nos enseña una forma estupenda para cocinar esta carne: Pavo con piña.  El pavo forma parte de las carnes blancas, que se caracterizan por tener poca grasa y bajo nivel de colesterol. La mayor parte de la grasa del pavo se concentra en la piel, por los que no es recomendable consumirla. Para elegir la carne de pavo es necesario considerar que: tenga la piel suave y de color blanco, sin manchas rojizas, que la carne esté firme y no pegajosa y debe mantenerse en congelación.


El salmón me puede, es mi perdión, me encanta. Por eso hoy os traigo esta receta desde el blog Il Prezzemolo Tritato: Salmón a la naranja.  El salmón es un pescado azul o graso que aporta unos 11 gramos de grasa por cada 100 gramos de carne, un contenido similar al de las sardinas, el jurel o el atún. La grasa es rica en omega-3, que contribuyen a disminuir los niveles de colesterol y triglicéridos plasmáticos, y además aumentan la fluidez de la sangre, lo que previene la formación de coágulos o trombos. Por este motivo, se recomienda el consumo habitual de salmón a la población general, y en particular en caso de trastornos cardiovasculares. El salmón es una excelente fuente de proteínas de alto valor biológico, al igual que el resto de pescados.


Y desde mi cocina, este fantástico y sano conejo encebollado.  La carne de conejo es una excelente fuente de Niacina, Piridoxina y Vitamina B12, por lo que se convierte en un alimento muy recomendable para combatir la astenia otoñal y afrontar la vuelta al trabajo y al colegio. La grasa de la carne de conejo es más saludable porque contiene un alto porcentaje de ácidos grasos poliinsaturados. Estos son más beneficiosos para la salud que las grasas saturadas que abundan en la carne de vacuno.


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...